Después de semanas explorando las rutas del norte del Mar Rojo, decidimos cambiar de rumbo partiendo hacia el sur.

En las Islas Brothers, nos esperaba un encuentro sumamente especial: ¡Un espectacular tiburón ballena! Este emocionante comienzo puso el listón bien alto de lo que estaba por llegar durante la semana. Tuvimos también la oportunidad de bucear junto a una manta diablo, y la emoción no hizo más que aumentar gracias a los diferentes encuentros con tiburones martillo, tanto en los arrecifes de Daedalus como en los de Elphinstone.

Al regresar a la costa de Marsa Alam, nuestro grupo de apasionados buceadores se despidió del Mar Rojo por todo lo alto acompañados hasta el último minuto por una cariñosa tortuga.

Un grupo para recordar, integrado por personas de Barcelona y el País Vasco, quienes ya tienen puesta la mirada en el próximo viaje. De hecho, nos han advertido con una sonrisa que volverán más pronto que tarde.
Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web.
Puedes aprender más sobre qué cookies utilizamos o desactivarlas en los "Ajustes"